Ocaso.

La tarde se marcha, y en su despedida
deja al horizonte sus notas ardientes,
menguando la gloria del sol refulgente,
sus rayos naranjas apagan el día.

Las aguas profundas beben su belleza,
y al fondo sus islas contemplan silentes,
el hermoso cuadro que pinta el poniente,
de aquellas caricias sobre su silueta.

Sus breves matices cuentan la grandeza
del diestro pincel autor de este arte,
plasmando de prisa sin equivocarse
tan cálida escena, grandiosa e inmensa.

Mary González S. /YM-1122


             

Escalando mi libertad.

Me abrazo a tu savia,
me aferro a tu cuerpo,
me elevo a tu copa despacio, en silencio.
Me impregna el aroma
de tu tronco añejo,
sobre tus alturas, lejos de mis duelos,
emancipo el alma,
grito, porque puedo,
desatar las lianas que ataban mis sueños.
Libre soy ahora y
remontarme puedo,
como la gacela que aligera el vuelo,
de un tiempo hasta otro,
desafiando el miedo, sin pesar ninguno,
como el aire fresco.
Mary González S. /Ym-1122

Me vestí de silencio

ME VESTÍ DE SILENCIO.

Me vestí de silencio hilvanándote en mis sueños,
entretejiendo entre versos tu recuerdo en mis dedos,
así moría la distancia que me agobiaba en las horas
mientras flotaba en mi estancia el aroma de tus besos.

Mis labios también durmieron apretados, prisioneros,
por vigilias infinitas ataviadas con desvelos,
nunca supe en qué momento llegaron a ser cautivos,
mis sonrisas, mis pasiones, mi ilusión, y mis anhelos.

Mi corazón cavilaba cada vez que te alejabas,
quedando sin un suspiro porque te estaba perdiendo,
era como morir lento, poco a poco, gota a gota
sin querer decirte adiós, sin poder verte de nuevo.

No te aparté ni un instante de mi piel, ni mis sentidos,
aunque enmudecí mi boca, y aturdí también mi oído
para no escuchar de extraños corazones sus latidos,
ni palabras lisonjeras, sin fragancia, ni sentido.

Se congelaban mis manos, y mi cuerpo se hacía lento,
se oscureció mi mirada con el silbido del viento,
el olor a paz que se fue, marchando se fue contigo,
dejándome un gran silencio, para servirme de abrigo.

Quien podía ver en mis ojos los tesoros escondidos,
de tu alma con la mía llena de amor peregrino?
que aunque anidaba en mi pecho, también viajaba contigo
pero guardado con celo por ser tan incomprendido.

Mary González S./YM-1122

Amo tu libertad

Amo tu libertad para alzar el rostro al cielo, y anunciar al firmamento tu alegría y contenta miento.
Amo la libertad con la que abrazas el alba y disfrutas de las aguas de ese mar azul inmenso.
Amo tu libertad para vivir sin medida, agradecida a la vida que complace tus anhelos.
Amo tu libertad para alzarte al horizonte, para vivir sin reservas y correr por esos montes.
Amo tu libertad para retar la pereza, desafiar los imposibles y escapar de la tristeza.
Hoy quiero desearte un Feliz, Feliz cumpleaños, llenos de mucha dicha y salud, recordando un gran frase de Goethe:
“Da más fuerza saberse amado que saberse fuerte: la certeza del amor, cuando existe, nos hace invulnerables”.
Siempre tuya mi B.
Mary

Mis 3 Saetas

En aquel entonces, fue buscado con ternura un niño para ofrecerle un hogar lleno de amor y de mimos. Pero la misteriosa vida con sus propósitos divinos, nos regalo 3 baluartes espléndidos, con portes muy finos. Como 3 saetas en mano de una valiente, semejantes a la madera de donde fueron esculpidos y que embellecen la rama donde hasta ahora han florecido, han crecido con virtudes, con talento y con destino. Son 3 saetas muy rectas, talladas con valores y principios, de esencia pura y muy noble, no retumba en su interior dobleces de ningún tipo, y en su punta el mejor bronce que los lleva por caminos de éxitos infinitos. No negocian sus afectos y su carácter preciso para relacionarse con todos sin faltarle a lo mas digno.
Así han sido nuestros trillis, nuestras saetas, nuestros hijos. Nos coronan sus victorias, su respecto y su cariño, y son los los mejores amigos que podríamos haber tenido en el transitar de esta vida maravillosa y genuina.
Feliz cumpleaños
Con amor eterno
Mama Mary

Mi refugio

Cuando nos refugiamos en las experiencias de amor vivida en cualquier momento y tiempo de nuestras vidas, podemos sobrellevar bien la adversidad, el dolor, disipar el temor, perdonar libremente, evitar la contención, renovar la fortaleza y recobrar la confianza y la esperanza perdida. Es maravilloso el poder que tiene el amor para conmover el corazón, refrescar el […]

Mi refugio

Iris

Los homenajes son ofrendas conmovedoras impregnadas de la magia y emoción del alma generosa que los ofrece, y que permanecen prendidos en el tiempo y en el espacio, semejantes al néctar de las flores que bebe el colibrí en primavera y al destello de la luna que inspira a los poetas, esos poetas que siempre se abren paso por la senda del amor para escribir sus versos y sus canciones. Hoy quiero presentarles, esta hermosa canción escrita por la princesa Estrella, para expresar lo que representa para ella y su hermosa familia, la breve separación de su querida cuidadora Iris. https://www.reyardid.org/blog/auxiliar-de-atencion-sociosanitaria .

IRIS:

O recuncho mais bonito do valle,
esta en Ramallosa-Nigrán,
donde una Nena vestida de blanco,
sale todos los días pa ir a traballar.

O seu destino e de cuidar vellos,
visitando cada uno a seu lugar,
donde los vellinos con sus brazos abiertos,
por la mañanciña están a esperar.

Ela ofreceles a cada velliño protección, cariño, amor e bondad,
mais un dia rompeu a noticia que por descanso tiña que marchar.
los velliños co as manos erguidiñas a o ceo,
non paran de chorar e aclamar…!

Te pedimos, raparija Iris,
que no nos vayas nunca a olvidar,
porque de todos los que aquí estamos
cuandltes algún xa non va a estar…

Estrella.

MÍRAME

MíRAME.

Mírame, mírame fijamente si puedes,
mira a mis adentros a ver si encuentras el dolor que me duele
¿puedes ver que para mi siempre has existido?
mira el cristal lloroso y empañado de mi pupila entristecida,
¿puedes ver tu reflejo aferrándose en mi vida?
¿puedes mirar tu esencia impregnando por completo?
¿o te han cegado las sombras que se han tejido con el duelo?

Mírame, mírame fijamente si puedes,
¿puedes ver mi realidad luchando por ser conocida?
¿prefieres cerrar tus ojos para no ver ahogadas las verdades eternas de mi vida? ¿Puedes ver mi alma desnuda elevándose por encima de ilusiones derribadas?
¿Puede el engaño encubrir durante mucho tiempo la honestidad que siempre he tenido?
Mírame, mírame fijamente si puedes y encontrarás las respuestas que buscas, entre mi pecho y mis sueños, entre mi cielo y mis versos.

Mary González S./YM-1122

A %d blogueros les gusta esto: